Jesús Lizano ens ha deixat

Ens informen que aquesta tarda, fa unes hores, el company i amic Jesús Lizano ens ha deixat. Ens queda la seva obra i el record. Que la terra et sigui lleu company.

Publicat dins de Articles | 15s comentaris

Entrevista a la Vanguardia

Entrevista a Jesús Lizano a “La Contra” de la Vanguardia.

Publicat dins de Entrevistes | 3s comentaris

Hola, compañeros!

Clica sobre la portada per descarregar el llibre en PDF

¡HOLA COMPAÑEROS! Manifiesto Anarquista

Autor: Jesús Lizano

Editado por la Fundación Anselmo Lorenzo

Madrid, noviembre 2010 Continua llegint

Publicat dins de Novetats | 5s comentaris

[Antología] El ingenioso libertario Lizanote de la Acracia o la conquista de la inocencia

Clica sobre la portada per descarregar el llibre en PDF

 

La presente antología sigue un recorrido profundo por el viaje artístico y a la vez vital de la obra poética de Jesús Lizano, presentándonos una selección representativa de esa poesía social y humana que ha hecho de su obra una verdadera poesía de y para el pueblo. Como el propio Jesús señala «un artista, un poeta en este caso, no vive para él sino para su obra, y su obra no es para él sino para los demás; él sólo es un medio de acercar a los seres humanos el mensaje que recibe de lo natural, es decir, de la inocencia de todo lo creativo que nace sin duda en lo natural, desordenado por todo lo que implican normas, formas y montajes del dominio».
Este recorrido nos permite acompañar a Jesús con la Columna Poética en su esfuerzo por acercarnos al comunismo poético, que no político ni religioso, ese verdadero humanismo para el que todos somos únicos y compañeros, simplemente mamíferos, y que encontrará su realización algún día no muy lejano en la Acracia.
Incluye DVD con la lectura pública que Jesús Lizano hizo el 1 de octubre de 2008 en la Sala Ivanow de Barcelona


Fuente: Virus editorial

Publicat dins de Novetats | 1 comentari

Dos entrevistas

Podeu llegir l’entrevista al Jesús publicada al Catalunya número 113 corresponent al mes de gener de 2010.

També podeu llegir l’entrevista publicada a El otro lado del espejo número 2.

També recordem les aparicions al CNT, d’altra banda al youtube podeu veure diversos enregistraments on apareix recitant.

Fuente: Virus editorial

Publicat dins de Entrevistes | Envia un comentari

El ingenioso libertario Lizanote de la Acracia. El anarquismo (el comunismo poético)

Presentar el anarquismo lo veo cada vez más fácil. Se concreta, empieza a concretarse, en 1850 con el primer “Manifiesto” de Bellegarrigue que es una condena inexorable y definitiva del poder y de la política. Es decir, de la lucha por el poder. Es decir, de la actual y secular estructura de lo humano, la de dominantes y dominados. Y es el anarquismo el que presenta la nueva estructura, la asamblearia y autogestionaria, que supera precisamente el que estemos sometidos a la locura del dominio, a la locura que las ideas estén por encima de las vidas ideas que nos confunden insensibilizan y desnaturalizan, sometidos a los falsos comunismos, el religioso y el político, que impiden alcanzar el autentico comunismo, el que llamo comunismo poético, que consiste en vernos todos lo que realmente somos: todos: compañeros. Y lo somos porque formamos una misma especie, porque tenemos un mismo denominador común, una misma esencia, el ser mamíferos, con los mismos problemas esenciales por más numeradores distintos y enfrentados que vayamos originando, por más divisiones y fragmentaciones que impiden ser conscientes de lo que somos, continuamente dividiéndonos en un sin fin de reinos, mafias, sectas, de “partidos”… alejándonos de la búsqueda de lo natural. Una de las frases más definitivas del anarquismo es “mi patria es el mundo, mi familia la humanidad”… y eso pretende el anarquismo, acercarse a esa nueva estructura, tratando de ser conquistados por lo natural que es inocente. Y es que la especie humana es inocente como todo lo natural. Ha ido enloqueciendo y perdiendo esa inocencia debido a la descoordinación, a la potencia planificadora y ejecutiva claves de la lucha por el poder no coordinadas con lo creativo, sensible y conciente que determina a nuestra especie. Y esa coordinación no es posible sin alcanzar un grado considerable de libertad en nuestro pensar y sentir sometidos a una continua aparición de ideas que nos determinan en este mundo que yo llamo real político, una vez abandonamos el mundo real salvaje en donde siguen el resto de las especies, impidiendo que avancemos hacia ese mundo real poético que significaría el trasformar la búsqueda del poder por la búsqueda de una plenitud que sólo puede encontrarse identificándonos con lo natural. Y en ese sentido hablo en mis escritos de la conquista de la inocencia de que es necesario que lo natural nos conquiste para que esa inocencia nos permita la libertad de pensar y sentir sin que otros sientan y piensen por nosotros y ver que somos realmente compañeros todos los seres humano y que hemos de ayudarnos y comprendernos y coordinarnos. Este es el comunismo poético lo contrario de los otros comunismos, el religioso y el político, que nos dividen en “buenos” y “malos”, en “amigos” y “enemigos”. Lo natural, lo social y lo individual está descoordinado en cada uno de nosotros viéndonos casi siempre como fragmentos de lo social cuando, en todo caso somos fragmentos de lo natural. Para muchos la actual estructura, dominantes-dominados, es inevitable. Por eso en mi ultimo libro, en preparación, “Visión de la Acracia” uno de los subtítulos es “Fé en lo humano”. Eso es lo que aporta el anarquismo, coordinado con lo poético y no con lo político: creer en que esta especie puede cambiar de estructura, puede mejorar notablemente, hacer de la plenitud su ideal y no del dominio. Es cierto que tenemos la posibilidad de autodestruirnos como especie, pero también la de comenzar un día la nueva estructura, que hasta la aparición del anarquismo nadie había reparado en ella. Ese paso adelante, dada la complejidad y la descoordinación de nuestra especie está estancado y hará falta mucho tiempo, en todos caso, para comenzar el camino hacia la Acracia que supere esta Pancracia en la que estamos sumergidos, en este pozo político. Pero yo tengo fe en lo humano, creo posible que un día comiencen a organizarse asambleas humanas coordinadas, comunidades humanas, no religiosas, no políticas, y que los compañeros humanos vayamos adquiriendo libertad en nuestro pensar y sentir a medida que volvamos los ojos a lo natural y nos conquiste su inocencia. Lo poético se tiene casi siempre como un simple adorno precisamante por no sentir la influencia de lo natural ya que lo poético es fundamentalmente, inocencia. Lo poético es el verdadero humanismo el verdadero camino para unirnos y sentirnos compañeros. Por otra parte, era inevitable que lo libertario, en sus comienzos, estuviera confundido en la lucha por el poder, en el comunismo político sin percibir claramente que es también un humanismo y que la especie, en general siga todavía sin resolver el comunismo religioso que en lugar de tener fe en lo humano, en lo natural, nos lleva a una fe en lo “sobrenatural” que consiste en definitiva en creer en un poder supremo (con sus “representantes”…) impidiéndonos ser además de compañeros, únicos, puesto que esa libertad de pensar y sentir fundamenta lo individual. La cuestión está en coordinar lo individual, lo social y lo natural. Y es que necesitamos organizarnos pero no que unos pocos nos organicen, nos mentalicen, y, como tanta veces ocurre, nos sacrifiquen. Eso si, hay que desmitificar las liturgias, los montajes, los símbolos, los códigos, los reinos, los uniformes es decir desmitificar el poder y así llegar a tener fe en lo humano, en una especie llamada a una plenitud que aún está lejos de vislumbrar, sin olvidar que el vivir está rodeado de luces y sombras, que es preciso tener en cuenta los distintos grados en todos los órdenes por lo que es fundamental la comprensión para hacer posible la ayuda mutua. Creo sinceramente en la inocencia de la mayoría de los seres humanos no mentalizado y coordinados en un grado o en otro con lo natural, una especie realmente heroica entre sus luces y sus sombras. Creo en la coordinación de lo poético y lo libertario. Pero ¿cuándo empezarán a organizarse esas asambleas libertarias? ¿cuándo será posible que vayamos alcanzando esa libertad de pensar y sentir, esa inocencia natural, superando la locura de tantas ideas destructivas que siguen determinando nuestras vidas? ¿Avanzarán los compañeros que nos sucedan en ese camino? ¿Es la Acracia nuestro verdadero destino? (Porque lo que es la Pancracia… y “el cielo”… ) ¿Veis como es fácil presentar el anarquismo?

Publicat dins de Articles | 1 comentari

El comunismo

El Comunismo es la máxima aspiración de la especie humana desde que salió del Mundo Real Salvaje, en el que siguen las otras especies y comenzó este Mundo Real Político en el que seguimos. Hay que comprender y sentir un gran respeto más allá de todas las abstracciones, delirios y destrucción por todos aquéllos que se entregaron de buena fe a lograrlo y analizar serenamente por qué aún no lo hemos conseguido.

Digamos, primero, por qué es el Comunismo la máxima aspiración humana: porque el llegar a él significaría acabar con este Mundo Real Político, es decir, dejar de centrar nuestro vivir en la lucha por el Poder, divididos en dominantes y dominados, confundidos entre todo lo que nos enfrenta y enloquece. Significaría alcanzar la inocencia, vernos todos, absolutamente todos, compañeros, frente a problemas comunes reales, formando, como formamos, una misma especie, superando los montajes, las retóricas, la pancracia que aún nos determinan.

Hasta ahora dos comunismos se han destacado en su intento de lograr esa aspiración, aparte de otros “ismos” menos determinantes: el religioso (“la comunión de los santos”) y el político (que nos ve como fragmentos de lo social). Ambos comunismos no han logrado superar la locura de la lucha por el Poder y todo lo que ello implica, sustentando sus ideales en un Poder o en otro y han seguido sometiéndonos no sólo a la división en dominantes y dominados sino que no han visto cómo para ser todos compañeros es preciso ser todos únicos es decir, ser libres en nuestro pensar y sentir. (Ver LIZANIA). No han visto suficientemente que los seres humanos no sólo tenemos una gran capacidad de planificación y ejecución (claves de esa lucha por el Poder impuesta en la vida exterior) sino que además somos creativos, sensibles y conscientes (lo que implica nuestra vida interior). Nuestra identidad no puede basarse en todo aquello que implica esa división en dominantes y dominados (un sinfín de nombres y definiciones lo declaran) sino lo que significa ser humano, un ser individual, no sólo social y natural, una identidad cada uno de nosotros. Es decir: superar el Mundo Real Político, salir de él como salimos del Mundo Real Salvaje.

Hay otro Comunismo que, a mi entender puede lograrlo: el Comunismo Poético, es decir, el que comprende que sólo siendo únicos podemos ser compañeros y superar todo lo que nos divide, enfrenta y tantas veces destruye. Ese Comunismo ya ha tenido un comienzo: el Comunismo libertario, el humanismo libertario, el que comprende que ese ideal al que nos dirigimos, esa tierra prometida, no puede ser la que promete el Comunismo religioso, ni la que trata de imponer el Comunismo político sino la consecuencia de la evolución del proceso de nuestra especie entre la destrucción y lo creativo.

La conquista de la inocencia a la que me refiero en mis poemas, es la conquista de esa tierra, la superación de las enfermedades de nuestra Razón, el racionalismo y el irracionalismo, aún no detectadas y que trato de revelar en LIZANIA.

Desde hace tiempo esta tierra es para los libertarios la Acracia, la Anarquía, lo que yo llamo el Mundo Real Poético (como señalaban las pancartas de la Manifestación Poética por Las Ramblas de Barcelona que animé hace dos años). Y cómo es que ese comunismo libertario no llega a todos los seres humanos que sufren las consecuencias de esa Pancracia, de la locura por el Poder. Porque ese comunismo,  sigue siendo político en muchas de sus formas y en el que el fondo poético, que sin duda existe y descubro, espera una mayor evolución (porque son otros los contextos históricos), una mayor aclaración en lo que es la vida exterior (la planificación y lo ejecutivo) y la vida interior (la libertad de pensar y sentir). Estamos ante una transformación del concepto “poético” de literario, estético y elitista en humanismo poético y del concepto “político”, de “árbitro” o “estructurador” en clave de la lucha por el Poder entre los dominantes ignorando a los dominados, es más, mentalizados, manipulados y, llegado el caso, sacrificados. (Visto, todo esto, con ojos poéticos y libertarios…).

Debemos comprender la gran complejidad que nos abruma y lo difícil que resulta el desarrollo de nuestra vida interior, que sin  libertad de pensar y sentir ya no es nuestra, en esta vida exterior que nos impone lo social y lo natural. Precisamente en esa libertad se basa el Comunismo poético. El fondo de lo humano siempre ha sido ese ideal, no podría ser otro, el pleno desarrollo del pensar y del sentir en cada ser humano. Las formas, hundidas en toda la retórica y la falacia de esas enfermedades se pierden en la lucha por el Poder y el fondo humano difícilmente aparece en las vidas concretas, perdidas en una vida exterior llena de falsos problemas sometiendo las vidas a las ideas. Y qué ideas. ¿Cuántos siglos tardamos en salir del Mundo Real Salvaje? No nos extrañemos de lo que hemos de protagonizar y nos ha de protagonizar para salir del Mundo Real Político pero es indudable que en nosotros y entre nosotros existen claras referencias a esa tierra prometida, a una plenitud que como seres vivos merecemos. Nuestra exigencia es muy superior a la del resto de las especies pero el proceso de todas conduce a su realización, a su plenitud. Otra cosa es que debido precisamente a esa complejidad nunca la alcancemos como especie, pero anhelar esa plenitud (entre nuestros límites y posibilidades) en lugar de luchar por el Poder (en todas sus variantes) es lo que puede hacernos realmente humanos, el predominio del pensar y el sentir libremente sobre el planificar y ejecutar y no al revés.

Hay mucho que pensar, que hablar, que comprender, que soñar, que superar… no sólo hacer… No en vano, sin lugar a dudas, nuestra especie, es una especie heroica, descubridora de la Tragedia y de la Belleza, hacia el Mundo Real Poético, adonde conducen el pensar y el sentir en libertad.

 

 

Jesús Lizano

 

Barcelona, Febrero 2005

Publicat dins de Articles | 1 comentari

La columna poética

La ruta del Anarquismo en la que debemos pensar y procurar no es hacia el pasado sino hacia el futuro. Si sólo hablamos de la ruta hacia el pasado es que el Anarquismo ha terminado. Y eso es lo que piensan muchos. Pensemos y procuremos la Ruta hacia el futuro. No hay otra Ruta posible. Ahora bien: esa Ruta a qué objetivo se dirige, adónde nos lleva. Por de pronto, no se trata tan sólo d una Ruta “nuestra, de los anarquistas”, eso nunca lo hemos pensado los anarquistas que pensamos. Esa Ruta es la Ruta de nuestra especie a la que debemos incorporarnos todos los que la formamos. Esa Ruta nos lleva a la tierra prometida a nuestra libertad de pensar y sentir, al comunismo poético, es decir, superador del comunismo político y del comunismo religioso que, pese a sus indudables aportaciones hacia ese fin, han demostrado no haber podido resolver su dependencia a la lucha por el Poder. Nuestra Ruta debe, por lo tanto, distanciarse de todo aquello que pasa por esa lucha, por esos medios. La Ruta del Anarquismo nunca podría llegar a esa tierra prometida, a la Acracia, a la superación de esta sociedad estructurada en dominantes y dominados, llegar a que todos fuéramos compañeros, todos, sin tener bien claro que el Anarquismo nunca podrá dejar de ser un movimiento rechazado, no conocido, no intuido, no asumido, mientras sea una parte de esa lucha adherida al gran movimiento que lucha por establecer una estructura que no puede salir de la que significa este mundo real político. La Ruta del Anarquismo sólo puede dirigirse hacia un mundo real poético, dando a este concepto, insisto, un fondo de humanismo, de realización humana y no sólo ese fondo estético o literario que aún tiene. La Ruta del Anarquismo hacia la Acracia no podrá ser un hecho si no se advierte que el camino no va por la vida exterior, por el pragmatismo, por el racionalismo, por la mentalización y la manipulación, no digamos el asesinato, por la destrucción, por la masacre. Llegará por la vida interior, una vez esa vida se haya liberado del irracionalismo que hace imposible su misma vida, es decir la libertad de pensar y sentir. Lo que esperan los seres humanos, los compañeros de nuestra especie, es una Ruta que precisamente haga posible esa vida interior, esa libertad. De ahí que pensara en aquella “Manifestación Poética” frente a tantas manifestaciones políticas que repiten una y otra vez el imperativo de lucha por el Poder, la perpetuación de dominantes y dominados, el olvido de que todos los seres humanos somos únicos, es decir, poseemos una libertad de pensar y sentir. Negar esta singularidad es negar toda posible Ruta hacia una Acracia, hacia una forma de vida que supere la que desde que salimos del mundo real salvaje permanece. Sólo la libertad de pensar y sentir podrá hacernos compañeros frente a los problemas esenciales comunes y ante el hecho de constituir una misma especie, superando todo lo que nos divide y enfrenta. Mientras la idea que se tenga del Anarquismo no salga de los contextos violentos, de la lucha por el Poder, en fin, no podrá ser aceptada, no se verá en la Anarquía “la más alta expresión del orden” sino todo lo contrario. No podrá afirmarse: “nuestra patria es el mundo, nuestra famita la humanidad”. ¿Estoy solo en esta idea, en esta lucha, en esta concepción del Anarquismo? ¿Me equivocaba cuando propuse un Encuentro para estudiar las posibilidades de comenzar en un grado o en otro el asamblearismo?”. ¿Cuándo organicé esa Manifestación Poética? ¿Cuando reuní a compañeros de varias ciudades en Madrid para aproximarnos y conocernos? ¿Me equivoco cuando hablo de comunismo poético, de Ruta hacia el futuro? ¿Lo que sobra en medio de tantas columnas políticas de tanta sumisión a la lucha por el poder, es esta columna poética, esta visión de la necesidad de la vida interior, de valorarnos como individuos y no sólo como “organización”? ¿De llegar a la mente y al sentir libres de los que son por el hecho de ser humanos nuestros compañeros? ¿Podremos superar todo lo que nos divide y enfrenta continuando unidos a unos que luchan por el poder frente a otros que luchan por lo mismo? No, no creo que esté solo. Lo que si creo es que va a ser muy difícil salir de esta mentalización que nos determina, salir de esta Ruta hacia el pasado, hacia el poder, pero como libertario y como poeta creo que es posible avanzar hacia el futuro una vez lográramos clarificar hacia dónde se dirige nuestra especie consciente, creativa y sensible y no sólo planificadora y ejecutiva. Y qué es lo que debemos superar de cuanto ahora nos protagoniza. Nuestro pasado heroico era lo consecuente al comienzo de nuestro camino. Una Ruta no menos heroica hacia el futuro, si nos sirve de algo la experiencia de lo vivido,  es lo que nos llama. El Anarquismo ha de ser el humanismo libertario y ese humanismo es el que podrá acercarnos al mundo real poético, a la Acracia, a una plenitud humana. Un gran abrazo a todos.

Publicat dins de Articles | 3s comentaris